liderazgo en las organizaciones

Motivos por los que es importante el liderazgo en las organizaciones

Sobre el liderazgo en las organizaciones se ha escrito mucho, es un tema de estudio desde múltiples perspectivas, desde las disciplinas más científicas como la biología y la psicología, pasando por la filosofía, y por supuesto corrientes más bien “new age”.

Se puede ver como algo nato y aprendido, y estudiar como una cualidad o como un proceso.  

En cualquier caso, se puede entender por liderazgo aquello que posee un individuo (o grupo selecto de individuos) que le permite conectar emocionalmente e influenciar sobre un grupo mucho más amplio de personas, y determinar de manera diferencial en los procesos que llevan a cabo.

En otras palabras, el liderazgo es fundamental para cualquier organización, y esto por supuesto incluye a las empresas.

¿Por qué es tan importante el liderazgo en las organizaciones?

Pero ¿por qué es tan importante el liderazgo en las organizaciones? ¿Pueden estas actuar sin un líder y ser eficientes en sus propósitos?  ¿Qué es lo que define a un buen líder?

El liderazgo es importante porque así funcionamos los seres humanos desde el principio de nuestra historia, cuando éramos pequeños clanes ya tendíamos a seguir al ejemplar más capacitado de su grupo, pues el que garantiza la mayor probabilidad de éxito en la supervivencia.

Por supuesto, llegó la civilización y con ello las familias modernas, las comunidades, la política y las empresas. En todos estos lugares encontramos gente que es capaz de guiar al resto con un propósito. Esos son los líderes.

Entendiendo lo anterior, el liderazgo es importante para las organizaciones, porque naturalmente los seres humanos buscamos a individuos que consideramos los más capacitados para llevar a cabo un propósito, y sin el cual la organización y coordinación de un grupo puede resultar ten deficiente que el mismo no se realiza.

Esto va más allá de poner a alguien al mando, implica también poseer las habilidades que logran hacer de esa persona, el más capacitado para ese rol: los líderes son por definición personas excepcionales.

En un entorno laboral, lo primero es la empatía y cercanía con el equipo de trabajo. A algunas personas esto les puede traer ideas que les resulten poco profesionales. Pero no debemos olvidar que el liderazgo ocurre por conexión emocional e identificación. Seguimos personas porque nos identificamos con ellas, y porque creamos un vínculo emocional con las mismas.

En el trabajo, un líder es capaz de lograr sentirse como alguien accesible, en quien confiar, que es capaz de escuchar y entender las inquietudes de cada uno de los miembros de su equipo.

Al mismo tiempo debe inspirar respeto, ser asertivo con las decisiones a tomar; debe ser capaz de orientar la dinámica del grupo de trabajo, incluso moderando cuando puedan surgir problemas entre miembros del mismo.

Un líder además debe ser alguien con conciencia, visión a largo plazo y pensamiento fuera de la caja. Ser capaz de comprender adecuadamente la situación, los recursos, las debilidades y fortalezas de tu equipo; de prever escenarios y tomar decisiones a tiempo, de innovar.

Esto es fundamental para la toma de decisiones, especialmente cuando son “en caliente”, y para la planificación, y puede determinar el éxito o fracaso ante los objetivos planteados.

Por último, voluntad, compromiso y confianza en sí mismo. Lo primero es lo más importante, nadie lidera si no quiere serlo. La voluntad de querer ser líder implica lleva al compromiso con la organización y sus principios, pero también con el equipo. La confianza en sí mismo, además, es algo que no puede faltar.

¿Quieres saber más? Sigue nuestras redes sociales @venefacturave en Instagram, @venefactura en Twitter y Venefactura en Facebook. También puedes contactarnos aquí.

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *